Archivos por categoria: Sin categoría

Juntos al andar

También yo estaba allí…

 

Letra de Si Hubiera Estado Allí
Si hubiera estado allí entre la multitud
Que tu muerte pidió, que te crucifico
Lo tengo que admitir, hubiera yo también,

Clavado en esa cruz
Tus manos mi Jesús, si hubiera estado allí

Pensándolo más bien también yo estaba allí
Yo fui el que te escupió, y tu costado hirió
Pensándolo más bien,
Yo fui el que corono de espinas y dolor
Tu frente buen señor, también yo estaba allí

Si hubiera estado allí al pie de aquella cruz
Oyéndote clamar, al padre en soledad
Lo tengo que admitir, te hubiera yo también
Dejado así morir, mirándote sufrir

Pensándolo más bien también yo estaba allí
Yo fui el que te escupió, y tu costado hirió
Pensándolo más bien, yo fui el que corono de espinas y dolor
Tu frente buen señor
Pensándolo más bien, también yo estaba allí
Yo fui el que te golpeo, y de ti se burlo
Pensándolo más bien yo fui el que te azoto
Yo fui quien lancero tu espalda mi señor
//También yo estaba allí//

Lecturas Domingo de la trigésima cuarta semana de Tiempo Ordinario. Jesucristo Rey del Universo.

20-11-2016

PRIMERA LECTURA
Ellos ungieron a David como rey de Israel

Lectura del segundo libro de Samuel 5, 1-3

En aquellos días, todas las tribus de Israel se presentaron ante David en Hebrón y le dijeron:

«Hueso tuyo y carne tuya somos. Desde hace tiempo, cuando Saúl reinaba sobre nosotros, eras tú el que dirigía las salidas y entradas de Israel. Por su parte, el Señor te ha dicho: “Tú pastorearás mi pueblo Israel, tú serás el jefe de Israel”».

Los ancianos de Israel vinieron a ver al rey en Hebrón. El rey hizo una alianza con ellos en Hebrón, en presencia del Señor, y ellos le ungieron como rey de Israel.

 Palabra de Dios.

SALMO RESPONSORIAL 121, 1-2. 4-5 
R. Vamos alegres a la casa del Señor.

Qué alegría cuando me dijeron:
«Vamos a la casa del Señor»!
Ya están pisando nuestros pies
tus umbrales, Jerusalén. R,

Allá suben las tribus,
las tribus del Señor,
según la costumbre de Israel,
a celebrar el nombre del Señor;
en ella están los tribunales de justicia,
en el palacio de David. R.

 SEGUNDA LECTURA
Nos ha trasladado al reino del Hijo de su amor

Lectura de la carta del apóstol san Pablo a los Colosenses 1, 12-20

Hermanos:

Damos gracias a Dios Padre, que os ha hecho capaces de compartir la herencia del pueblo santo en la luz.

Él nos ha sacado del dominio de las tinieblas, y nos ha trasladado al reino del Hijo de su amor, por cuya sangre hemos recibido la redención, el perdón de los pecados.

Él es imagen del Dios invisible, primogénito de toda criatura; porque en él fueron creadas todas las cosas: celestes y terrestres, visibles e invisibles. Tronos y Dominaciones, Principados y Potestades; todo fue creado por él y para él.

Él es anterior a todo, y todo se mantiene en él.

Él es también la cabeza del cuerpo: de la Iglesia.

Él es el principio, el primogénito de entre los muertos, y así es el primero en todo.

Porque en él quiso Dios que residiera toda la plenitud.

Y por él y para él quiso reconciliar todas las cosas, las del cielo y las de la tierra, haciendo la paz por la sangre de su cruz.

 Palabra de Dios.

GRACIAS POR TU SI. MADRE MARÍA